martes 07 de febrero de 2023
Cielo claro 17.1ºc | Bragado

“García, un buen administrador”, el nuevo libro de Aníbal Grosso

-“Me da la alegría de saber que dejo algo para Bragado”, dijo el reconocido historiador local.

12/12/2022
“García, un buen administrador”, el nuevo libro de Aníbal Grosso

Sinónimo de pasión por la historia local y de registro de cada acontecimiento significativo, Aníbal Grosso siempre es noticia. Ahora presenta su libro N°12, llamado “García, un buen administrador”. Es el 9º de la serie donde repasa los hechos políticos que marcaron para siempre al partido de Bragado.

En su visita de hoy a El Megáfono, el autor dijo que esta obra “comienza con la caída de (Arturo) Frondizi cuando don Raúl Laborde se hace cargo de la Municipalidad como comisionado, pero dura muy poco”.

Otra de las administraciones que trata es la de “Lalo” García cuando era presidente Arturo Illia. Recordó que ese Jefe de Estado también fue derrocado, pero aclaró que “la intervención en Bragado comienza antes”, ya que hubo “una situación muy particular”: en la elección intermedia ganó el peronismo, quedando igualado en ediles con el radicalismo, espacio que no dejó formar el legislativo local para no perder el cargo máximo en el Cuerpo.

Sostuvo que en esa época de la caída de Illia, llegó un teniente coronel que, por cosas del destino, era bragadense. “Ahí asume don Raúl Mendizábal como intendente municipal, era un nombre que le dan, pero era un comisionado; y luego el ingeniero agrónomo Francisco Aristi”.

Sobre García, destacó que “es el único de todos que fue producto de una elección”. “No era un político de mucho peso, había sido miembro del Consejo Escolar y había integrado el Comité Radical. Entonces, no trató de hacer grandes fantasías, pero administró muy bien la Municipalidad”, amplió.

El libro tiene un valor de 2200 pesos. Según aclaró, jamás quiso “ganar absolutamente nada”. “Me da la alegría de saber que dejo algo para Bragado”, remarcó.

“El último libro que yo quiero hacer es el que incluye a la administración de Ibarra”, adelantó. De esta manera, la historia de Bragado quedará en el papel hasta el 1983.

Su otro amor es el registro de la cronología local. “Las voy guardando hasta el día de hoy”, dijo.

Te puede interesar
Ultimas noticias